Miguel_Ortego
International Conflict of Laws

‘Rebus sic stantibus’: la solución a los litigios por coronavirus

Los numerosos litigios jurídicos que se están suscitando y se van a suscitar por causa del coronavirus pueden tener una solución milenaria: la clausula «Rebus sin stantibus» que tiene su origen ya en el Derecho romano.

Esta cláusula, cuya traducción literal significa «estando así las cosas», hace referencia a un principio de Derecho romano en virtud del cual se entiende que las estipulaciones establecidas en los contratos deben contemplarse e interpretarse «teniendo en cuenta las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración», lo que conlleva que, cualquier alteración sustancial de las mismas, puede dar lugar a la modificación de aquellas estipulaciones.

La cláusula rebus sic stantibus no es una ruptura del principio fundamental del Derecho de obligaciones pacta sunt servanda («los pactos deben cumplirse»), ni tampoco de la estabilidad o mantenimiento de los contratos como ha establecido el Tribunal Supremo (STS (Sala 1ª) núm. 155/2015, de 18 de marzo de 2015, (RC 775/2013))

La jurisprudencia española entiende que la doctrina del principio rebus sic stantibus implica que cuando de manera sobrevenida cambian de manera esencial las circunstancias del contrato que se previeron en su momento por las partes y recogieron en el contrato, cada una de las partes puede desistir de su cumplimiento sin incurrir en responsabilidad. Esto implica que cuando concurra esta situación, las partes no pueden obligarse mutuamente al cumplimiento de lo originalmente pactado porque las circunstancias en las que se firmó el contrato han cambiado.

Esta doctrina fue recientemente actualizada por el Tribunal Supremo (como consecuencia de los estragos de la crisis financiera de 2008), entre otras, en sus sentencias (Sala 1ª) 2823/2014 de 30 de junio, STS 5090/2014 de 15 de octubre y STS 1698/2015 de 24 de febrero, con una interpretación más amplia y favorable a entender que las modificaciones como las producidas por la crisis económica o ahora el coronavirus, son causa suficiente para aplicar la clausula rebus sic stantibus.

La Cláusula Rebus sic stantibus en el Derecho internacional

El principio rebus sic stantibus, en el Derecho Internacional, se rige por el Art. 62 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados del 1969. Implica que si se produjera un cambio fundamental en las circunstancias concurrentes en el momento de la celebración del tratado y ese cambio conlleva un cambio radical de las obligaciones que en virtud del tratado todavía quedan por cumplir, la parte perjudicada puede alegar el cambio para desvincularse del tratado o suspenderlo. La Corte Internacional de Justicia considera que Art. 62 de la Convención de Viena representa derecho consuetudinario, lo cual significa que el Art. 62 de la Convención también tiene vigor para Estados no partes a la Convención.

Imagen: Garrigues

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *